Martin Larralde

  • Posted on: 4 March 2018
  • By: admin

He tenido la suerte de volver a ver a Ruper Ordorika. Esta vez ha sido en el Casino de Vic. Hace un par de años lo vi en el ateneo de Caldes de Montbui y anteriormente lo había visto en otro espacios como la Mirona de Salt. Ver a Ordorika siempre es muy agradecido, y más cuando tienes la suerte de disfrutar de su directo en pequeño formato, lejos de los grandes escenarios. Yo disfruto mucho más viéndolo en el Casino de Vic o en el Ateneo de Caldes que en grandes escenarios. Es en el ambiente íntimo del pequeño formato donde su música y su recitado agarra una dimensión casi mágica, indescriptible.
No haré ninguna crónica del concierto que nos ofreció en Vic, un concierto que lo parió él solo, con la guitarra y donde para terminar invitó a su amigo Quimi Portet.
Evidentemente, en el recital en Vic no faltó una de las más conocidas de su repertorio, del llamado "Rupertorio": "Martin Larralde". "Martin Larralde" es un poema de Joseba Sarrionaindia al que Ordorika pondría música posteriormente. Es un tema especialmente bonito que narra como una serie de eventos ocasionaron que Martin Larralde acabara en prisión donde moriría. Es una canción que nos invita a reflexionar como el día a día y el paso del tiempo nos hace olvidar aquellas personas que ya no están, que han marchado. A mí también me lleva a pensar en todo lo que la vorágine del día a día y la rutina nos hace olvidar, alejándonos de lo que verdaderamente vale la pena.